Toda La Energía del Mundo está Conectada

Los seres humanos a lo largo de sus vidas pueden pasar por situaciones o experiencias donde la magia está presente, y estas situaciones o experiencias son vistas como milagros.

Nos encontramos en una constante búsqueda de poderes, es decir, del desarrollo de habilidades que están dormidas dentro de nosotros; todos nacemos con estos poderes, y así lo dice la biblia, en ella se expresa claramente que, fuimos hechos a imagen y semejanza del creador.

Y si Dios es mágico, entonces los seres humanos también tienen algo de esa magia, solo que algunos tienen la capacidad de desarrollarla y otros no terminan de conectarse con ella, ya que básicamente la magia es una fuente de energía.

Todo el mundo entero, todo lo que nos rodea tiene energía, y la magia nos conecta con esta energía del universo entero, quienes la practican se les da diversos nombres, sacerdotes, brujos, videntes, taroristas, entre otros.

La magia blanca se describe como una magia buena, en la que la persona que la practica desarrolla física y mentalmente habilidades extrasensoriales que lo conectan con la energía y el espíritu.

El ritual de magia blanca tiene como objetivo conectar con seres sobrenaturales, deidades, o fuerzas que tienen un poder más allá de las leyes naturales, con el propósito de buscar bienestar y prosperidad para una o varias personas.

Diferencias entre Magia Negra y Blanca

Muchos identifican a la magia blanca, como una magia buena, mientras que la magia negra es vista como una magia mala; en esta última se realizan actos o rituales que no son bien vistos o aceptados ante la sociedad.

Los hechizos que se realizan por medio de la magia negra son utilizados para atraer enfermedades, o algún daño a otra persona; mientras que los rituales de magia blanca son realizados para buscar prosperidad, sanación o la buena fortuna.

Ambos son completamente antagónicos; de acuerdo al ocultismo la magia blanca atrae beneficios, tales como, salud, sanación, bienes materiales, bendiciones, prosperidad, amor.

Con la magia negra se atrae el mal, es decir, el mal hacia otra persona, venganza, ruina, enfermedad, etc.

Entre los rituales de magia blanca se encuentran sortilegios de protección, de buena suerte, y se utilizan implementos tales como inciensos, aceites aromáticos y velas.

En la magia negra los rituales involucran sacrificios o hechizos de ataduras; claramente la diferencia entre ambos tipos de magia es bien marcada, sin embargo todo dependerá de quien la practique y cuales sean sus propósitos.