Vuelos a Barcelona, la piel de Gaudí

Vuelos a Barcelona, la puerta para conocer una ciudad única. Vuelos a Barcelona, el paraíso de los amantes del arte, la tierra de Gaudí, a quien le dedicaremos esta nota. Para info adicional sobre vuelos, remitimos a este sitio.

Vuelos a Barcelona, los únicos datos imprescindibles

Money makes the world go on, para bien y para mal. Y conseguir un vuelo a Barcelona cuesta bastante dinero, en especial si se viaja desde América.

Como somos conscientes de esto, quisimos armarte esta breve lista con los datos principales para conseguir pasajes a bajo costo.

Existen infinitas notas sobre tips para encontrar vuelos económicos. La gran mayoría de ellas contiene falacias o mitos, o bien, una repetición al absurdo de la información correcta de un reducido número de sitios.

Así que acá vamos con nuestra lista para simplificarte la labor y tengas tiempo extra para concentrarte en lo que verdaderamente cuenta.

  • Revisá los vuelos disponibles y sus respectivos precios en buscadores a diario. Hay muchísimos dando vueltas por internet.
  • Prestale atención a los canales oficiales de comunicación de las aerolíneas principales, ya que anuncian por este medio excelentes promociones por períodos de tiempo muy breves. Y lo común es que pasen desapercibidas.
  • Averiguá siempre por aeropuertos alternativos. Muchas rutas son más económicas porque, en vez de terminar en el aeropuerto principal de la ciudad, lo hacen en uno de los alrededores.
  • Fechas. En principio, los días miércoles y jueves suelen ser los más económicos para viajar, mientras que los fines de semana y los domingos, los más caros.
    Asimismo, evitá reservar asientos para fechas especiales y festividades, como inicio de temporadas altas o fechas de recambios, Navidad, Año Nuevo, Pascua, etc.

Dicho esto, entonces, pasamos a ocuparnos de lleno de lo que acá nos interesa, Gaudí y su obra barcelonesa.

 

Generalidades sobre la vida de Gaudí

Gaudí (1852-1926) es, probablemente, el arquitecto más conocido de la historia. Su nombre completo fue Antonio Gaudí y Cornet o, en catalán, Antoni Gaudí i Cornet. Nació en Reus o Riudoms, dos municipios de la provincia de Tarragona, en Cataluña (no se sabe en cuál de los dos nació).

Su tierra natal condicionó al futuro arquitecto, cuya obra está dotada de varios elementos que remiten al meditarraneísmo que lo cobijó de niño. Además, acá es donde realizó sus primeros estudios de la naturaleza.

Como tantos grandes artistas, Gaudí repite la historia del niño enfermizo, ya que padecía de un reumatismo severo, motivo por el cual desarrolló una personalidad distante y retraída.

En 1878, se recibió como arquitecto en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona.

En vida, Gaudí logró reconocimiento y numerosas muestras individuales. Sin embargo, tras su muerte, pasó al olvido durante un largo período.

Ese olvido se debió a que su producción fue considerada fantasiosa y barroca en exceso. Sucedía que, en aquel momento, una corriente estética nueva había sustituido al modernismo, el novecentismo, que reivindicaba los cánones clásicos. Una figura clave en la recuperación de la fama de Gaudí fue el figuerense Dalí en la década del cincuenta.

 

Características de los edificios de Gaudí

La gran mayoría de las obras de Gaudí se construyeron en Barcelona. La burguesía de la zona, enriquecida por la eclosión del comercio y la industria, fue la principal promovedora del modernismo.

Asimismo, el modernismo catalán se alimentó de la Renaixença, un sentimiento nacionalista que reivindicó la cultura y la política locales mediante la búsqueda de orígenes y referencias medievales. De este modo, recuperó al gótico como un emblema de su identidad colectiva.

Gaudí partió de acá y la influencia que tuvo sobre su obra esta tierra es insoslayable. Sin embargo, él trascendió este determinismo luego de su coqueteo con el Art Nouveau y el gusto por la ornamentación de formas caprichosas.

Una de la características típicas de su cosmovisión es la relación estrecha que su pensamiento entabló con el mundo orgánico. Gaudí amaba a la Naturaleza y este sentimiento se evidencia en las composiciones vivas, con elementos formales vegetales y animales, y el material predilecto, la piedra curva.

Este catalán concibió su obra de modo integral. Por eso además de destacarse como arquitecto, lo hizo como diseñador de muebles, de elementos decorativos como vitrales y cerámica, y elaboradas y diversas construcciones en hierro forjado. Todos ellos formaban parte de sus construcciones.

De hecho, Gaudí interpretaba a la arquitectura como un arte integrador, simbólico y total dentro del mundo natural, donde la luz y el color jugaban un papel protagónicos.

 

Etapas en la producción de Gaudí

A grandes rasgos, podemos hablar de dos momentos: una primera etapa historicista, donde cobran presencia influencias góticas y árabes. Durante este primer momento comenzó la construcción de la Sagrada Familia.

La segunda etapa es netamente modernista, más personal y más imaginativa, colorida y atrevida. Podemos decir que la obra representativa de este período es la Casa Batlló.

 

Casa Batlló

Esta sea, probablemente, la cumbre artística de la carrera de Gaudí. En esta obra, el arquitecto muestra más que en cualquier otra el intento de capturar, mediante la obra humana, la forma de la naturaleza.

Como es habitual en las obras de Gaudí, el diseño y la plasticidad del conjunto se fusiona perfectamente con la funcionalidad, a la que se subordinan todos los elementos. En ese sentido, cabe subrayar la importancia acá otorgada tanto a la iluminación como a la ventilación, dos ejes básicos para una vida sana y confortable en un edificio de viviendas.

 

Hoy en día, esta casa está conservada como Patrimonio de la Humanidad.

Finalmente, si te gusta la arquitectura, ya no tenés excusas. Barcelona y Gaudí te esperan.