Aprende un poco más acerca del entorno de tu bebe, antes de nacer.

Espera un bebé es una de las sensaciones más inexplicables que atraviesa un mujer, y es que por más de 5 veces al días que se reporten partos incluso más, no todos son iguales ni se enfrentan a las misma situaciones, donde claro hay similitudes establecidas, y un patrón normal por el que debería atravesar cada embarazo, pero el estilo no es único.

El tapón mucoso del embarazo es la muestra o advertencia que el cuerpo da para saber que el tan ansiado momento ya llegará. Para las personas que son primerizas o no lo conocen por este nombre, este se conoce como el sello que separa el líquido amniótico del mundo exterior.

Está de más decir que tan importante es el líquido amniótico para un bebe, si este flota en este durante su desarrollo, además este es el impedimento que inhabilita la entrada de infecciones hacia él bebe.

Por lo que la importancia de conocer en qué momento este tapón es expulsado reside en que quedara descubierto el conducto por el que bebe paulatinamente le dará la bienvenida a este mundo, además casi siempre es al final del embarazo, justo a las 37 a 38 semanas que esto puede suceder, a menos claro, que se presente un parto de alto Riesco y haya que adelantarlo a un fecha.

En la mayoría de los casos el tapón mucoso del embarazo representa la recta final del tan esperado momento, pero ha de prever las condiciones en las que este se presente, porque sirve de advertencia ante cualquier imprevisto que pudiese presentar él bebe o la matriz.

Entre las principales advertencias que el tapón mucoso del embarazo puede presentar se encuentra su color y textura, que estará como su nombre lo llama mucoso, y su aspecto siempre será de transparente.

Ha de tener presente que este pudiese tener localizado un poco de sangramiento, y esto no necesariamente seria alarmante, sin embargo, si el color de este se torna amarillento o el sangramiento es prolongado puede estar presente una infección o quizás algún tipo de irregularidad con la matriz.

Siempre ha de tener en cuenta que este es el tapón que recubre el líquido del bebe y por ende si este no se encuentra en una situación acorde, pues casi siempre habrá una probabilidad de que él bebe sufra alguna consecuencia.

Para este tipo de sucesos siempre es bueno mantener una constante comunicación con el ginecostetra conjuntamente con el ginecólogo, para una mayor seguridad en el área más importante de tu cuerpo como mama.