Que pasa con cataluna

Los que somos apolíticos, pasamos olímpicamente de los problemas políticos que suceden en nuestro país y en el mundo en general, ¿Qué escogen como presidente de Estados Unidos a un señor que lo único que hace es ganar dinero para él? Pues allá con ellos, a mí me da igual, ¿que España se queda sin presidente del gobierno durante meses y luego vuelve a ser el mismo? Pues vaya tontería que hemos hecho, malgastar medios y tiempo para no hacer nada con el asunto.

¿Cataluña? Que puedo decir de Cataluña pues nada porque no me gusta opinar de las cosas con las que estoy en desacuerdo. Yo me limito a vivir aquí, en Barcelona y a vivir mi vida la mejor que puedo sin meterme con  nada y con nadie para evitar problemas de cualquier tipo.
Esta semana voy a ir a dar de baja un coche en barcelona y la verdad es que no sé si podré hacerlo con normalidad porque no está lel panorama para pasar por alto los incidentes que están ocurriendo en la ciudad, no es miedo, es respeto e indignación por no saber cómo vamos a acabar seamos independentistas o no. Yo no soy nada, ni una cosa ni otra, aunque me decanto más por no serlo, por vivir en paz y en casa como siempre, sin tener necesidad de todos estos líos y estos malos ratos que estamos pasando muchos. El problema en el que nos ha metido el gobierno nos está afectando a los que no queremos líos.

Yo solo tengo que dar baja coche trafico pero la verdad es que muchas personas han perdido su trabajo, la policía está con la escopeta cargada para evitar disturbios, los hoteles han perdido más de la mitad de las reservas que tenían para los próximos días y el sector hostelero está teniendo muchas pérdidas. Si esto es lo que buscaban los que han montado este lío, pues enhorabuena, lo han conseguido, si el propósito era poner al país en jaque, ahí lo tienen, todo el mundo pendiente de Cataluña y de los problemas en los que andamos metidos.

Si esta es la imagen que se quiere dar de España estamos errando y bien, no damos la impresión de ser un país unido, un país sociable  y ni mucho menos un país amigable, ya que en vista de los últimos acontecimientos parecemos pandilleros peleando entre bandas.